nicolas_or
|
Escuela primaria
|

¿Qué características distinguen a un buen expositor?

  • Respuesta verificada

    0

    natalia_r

    Una exposición tiene como objetivo principal mostrar o enseñar algo a otras personas. Por eso, es importante que un buen expositor presente determinadas características, entre ellas:

    1. Debe tener preparación. Esto se refiere a tener un buen dominio del tema que busca transmitir y estar seguro de sus conocimientos, lo que le permitirá llevar adelante un discurso fluido y coherente, que sea comprensible por la audiencia.

    2. Debe tener buena presencia. Esto se refiere no solo a vestirse adecuadamente para la ocasión, sea cual sea, sino también a mantener una postura erguida que demuestre decisión y seguridad. Además, es recomendable que el expositor no permanezca estático, sino que se mueva a diferentes lugares del escenario para dirigirse a diversos sectores de la audiencia y que esta se sienta interpelada.

    3. Debe desarrollar el tema de una manera dinámica y con actitud. La idea es que los participantes de la exposición puedan comprender el tema que se busca transmitir, para lo cual la audiencia debe poder mantener la atención durante lo que dure la presentación, razón por la cual la creatividad al momento de exponer es un recurso fundamental.

    4. Debe tener práctica. Cuando un expositor busca transmitir un tema frente a una audiencia, lo mejor que puede hacer es practicar en privado varias veces antes del momento propiamente dicho, dado que esto le ayudará a mantener la fluidez y evitar los titubeos a la hora de hablar, lo que favorecerá que la atención del público no decaiga.

    5. Debe tener credibilidad. Es importante que la persona que exponga un tema sea de relativa autoridad frente a su público, de modo que este se sienta confiado y reciba de buen grado las explicaciones del tema que se trata.

    6. Debe tener buen uso de la voz y de la dicción. Esto se refiere a un tono de voz con el volumen y el tono adecuados para la ocasión de que se trata, la modulación clara de las palabras y la pronunciación correcta de las frases.

    7. Debe tener un buen manejo de vocabulario. Esto implica no necesariamente utilizar un vocabulario elevado, sino poder adaptarlo a las características de la exposición y de la audiencia, dado que no es lo mismo dirigirse al público general que a un público especialista en el tema que se trata.

    8. Debe mantener un buen ritmo de exposición. Esto se refiere no solo a hablar con decisión y de manera dinámica, sino también a la posibilidad de utilizar diversos recursos audiovisuales para complementar la exposición, realizar las pausas necesarias para que el público no se agote, y usar todos los elementos que tenga a su alcance para que la presentación no sea aburrida y mantenga la atención de la audiencia, a fin de facilitar la comprensión del mensaje. También es importante tener un control del tiempo, dado que una exposición demasiado larga terminará por dispersar la atención de los asistentes.

    9. Debe manejar correctamente la gestualidad y el lenguaje no verbal. Este punto se refiere tanto a las expresiones del rostro como a las posturas corporales, que deben ser utilizadas para enfatizar los mensajes verbales que se están trasmitiendo, y así generar empatía con la audiencia o dinamismo en la presentación. También se deben evitar aquellas posturas del lenguaje corporal que indican nerviosismo o inseguridad, como balancearse, frotarse las manos, jugar con algún elemento entre los dedos, etc.

    10. Debe incorporar el contacto directo con la audiencia. Esto se refiere no solo a establecer contacto visual directo con personas del público al azar, sino también a utilizar la segunda persona para apelar directamente a los participantes de la exposición, lo que también ayuda a generar conexión y a mantener la atención.

    Gracias

    Marcada como correcta

¿Todavía tienes más preguntas?