emilioanice
|
Escuela primaria
|

30 pasos para analizar un texto literario

  • Respuesta verificada

    0

    natalia_r

    Un texto literario es aquel en el que se reconocen las características propias de algún género literario, es decir, de la narrativa, la lírica o el teatro. El análisis de cada texto literario tendrá sus propias particularidades dependiendo de múltiples factores, pero esta guía puede ser de ayuda para examinar el texto y sus elementos constitutivos.

    Pasos para el análisis de un texto literario:

    1. Relevar los datos generales de la obra, esto es: título, subtítulo, cantidad de páginas, y todos aquellos datos formales que se puedan destacar.

    2. Identificar el género y el subgénero literario al que pertenece el texto. Puede ser que se trate de narrativa (cuento, novela), poesía o teatro. Dentro de cada género, habrá otros subgéneros, como por ejemplo novela de aventuras, cuento de terror, leyenda, mito, teatro costumbrista, poesía épica, etc.

    3. Investigar la biografía del autor. En un análisis literario, esto puede servir para identificar el contexto social y artístico del autor, el momento de producción de la obra en la vida del escritor, su pertenencia a algún movimiento literario (romanticismo, barroco, realismo, vanguardia, etc.), y demás cuestiones que sirven para contextualizar la obra.

    4. Leer el prólogo o la introducción de la obra, en caso de que lo tenga. Por lo general, una persona especializada en el tema puede aportar mucha información relevante sobre el texto y que es de interés para el análisis literario.

    5. Leer la obra con atención, pero sin detenerse en los detalles. No es necesario comprender todas las palabras individualmente, pero sí entender el significado del texto en su conjunto y lo que se busca transmitir.

    6. Releer la obra y tomar apuntes mientras se lee. Las anotaciones generales sobre temas o cuestiones interesantes que se van detectando a medida que se lee la obra pueden ser de gran utilidad para luego analizar el texto correctamente.

    7. Identificar el tipo de narrador, es decir, si es protagonista, testigo, omnisciente, etc., para analizar qué relevancia tiene esta decisión en la obra en general.

    8. Identificar a los personajes y jerarquizarlos. Es muy útil describir las características físicas y psicológicas de los personajes, y también clasificarlos en principales y secundarios de acuerdo con su papel en la trama. Asimismo, habrá personajes protagonistas y antagonistas.

    9. Identificar la trama, que es el conjunto de acontecimientos que transcurren en una historia de acuerdo con el orden causal o temporal, un orden cronológico de las acciones principales de la obra.

    10. Identificar los temas y subtemas. Se deben clasificar según su importancia en la trama del relato. Habrá un tema principal, el asunto que atraviesa toda la obra y predomina, y diversos temas secundarios o subtemas, que se irán desarrollando alrededor de la historia principal.

    11. Identificar el tiempo narrativo. Esto se refiere tanto al momento histórico en el que transcurre la historia como al tiempo en que se desarrolla el relato, su duración, los saltos temporales, etc.

    12. Identificar el o los ambientes en los que transcurre la acción. Las historias pueden tener un escenario único y principal o varios, y los espacios en los que tienen lugar las acciones suelen tener diferentes grados de importancia en la historia.

    13. Determinar la estructura del texto. Es recomendable identificar claramente cuál es el inicio de la historia, el nudo y el desenlace. Asimismo, se debe tener en cuenta la parte formal, por ejemplo, si la obra se divide en partes, capítulos, etc.

    14. Relevar las figuras retóricas. En los textos literarios, es frecuente el uso de recursos retóricos, y por lo general suelen tener relevancia en el análisis de un escrito porque lo enriquecen y trasmiten diversos sentidos.

    15. Tomar en consideración el estilo de lenguaje que se usa, esto es, el modo en que se expresan las ideas y acciones, si el lenguaje es coloquial o formal, si pertenece a un grupo social determinado, si predomina el diálogo o la narración, si se usa un determinado vocabulario y no otro, etc.

    16. Analizar la dimensión ideológica de la obra, es decir, qué valores transmite, qué visión de mundo, de qué modo, por qué, en boca de qué personajes, etc.

    17. Examinar todos los datos relevados en la primera parte del análisis literario y relacionarlos entre sí. Es probable que al poner en relación personajes, ambientes, temas, recursos literarios, etc., surjan nuevas ideas y significaciones para el texto.

    18. Establecer puntos de contacto y comparaciones con otras obras, ya sean del mismo autor, de la misma época, de autores contemporáneos, etc. De este modo, se pueden relevar temas o elementos formales que se repiten y que pueden se característicos de un momento dado o de un género en particular.

    19. Investigar materiales de crítica o teoría literaria que puedan servir para sostener lo que se desarrollará en el análisis literario. Es lo que luego será la bibliografía.

    20. Establecer una valoración personal de la obra como lector.

    21. Armar un boceto de lo que se va a escribir, siguiendo una estructura en la que se plantee una idea y luego se la sostenga con argumentos y ejemplos textuales. Es probable que no toda la información relevada en los pasos previos sea pertinente en el análisis literario. Esto depende de la función o importancia que se haya detectado de cada elemento en el texto.

    22. Elaborar fichas de resúmenes, síntesis, citas textuales, paráfrasis, etc. Serán de gran ayuda al momento de buscar información para poder desarrollar el análisis literario.

    23. Escribir la introducción del análisis literario. Se pueden plantear diversas cuestiones: objetivos del trabajo, temas generales de la obra, hipótesis de lectura, presentación de lo que se va a plantar en el desarrollo, etc.

    24. Escribir el desarrollo del análisis literario. Se debe integrar toda la información que se haya ido relevando y que sea pertinente, a fin de desarrollar las ideas que sostengan la hipótesis de lectura que se ha planteado.

    25. Escribir las conclusiones del análisis literario. Se deben anotar las conclusiones que se hayan extraído a partir de todo el trabajo realizado.

    26. Incorporar la bibliografía que se haya utilizado. Es fundamental que todo material bibliográfico que se haya usado esté consignado con sus datos completos: autor, título, ciudad, editorial, año.

    27. Releer y corregir el contenido global del texto que se ha escrito. Por lo general, en una primera lectura, pueden detectarse redundancias, saltos en la información, elementos que hayan quedado inconexos, etc.

    28. Hacer una última lectura para buscar los errores más puntuales: errores de redacción, de ortografía, de concordancia, etc.

    29. Elegir un título. Por lo general, este paso es más sencillo hacerlo al final porque se tiene una idea cabal de los temas que se abordaron, la tesis que se sostiene, etc.

    30. Pasar en limpio la versión final del análisis literario.

    Gracias

    Marcada como correcta

¿Todavía tienes más preguntas?