chulorey
|
Escuela primaria
|

Ejemplos de diálogo formal e informal

  • Respuesta verificada

    2

    natalia_r

    El lenguaje que utilizamos depende del contexto, de los participantes y del tema que se trate. En función de esos elementos, se puede utilizar un lenguaje formal o un lenguaje informal.

    En términos generales, el lenguaje formal se utiliza en determinados contextos protocolares o de cierta seriedad, mientras que el lenguaje informal se usa en ámbitos familiares o conocidos, y se emplea con personas que son de confianza para el hablante.

    Ejemplos de diálogos formales

    1. Pregunta por la calle a un desconocido:

    —Hola, disculpe, ¿lo puedo molestar un momento? —Sí, por favor, no es molestia. Dígame. —Tengo que ir a la calle Los Sauces y estoy perdido. ¿Usted puede ayudarme? —Sí, claro. Tiene que tomar esta calle hasta llegar a la estación de trenes y allí doblar a la izquierda. —Muchas gracias, ha sido de gran ayuda. Que tenga un buen día. —No hay por qué. Buenos días.

    2. Conversación con el empleado de la oficina de correo:

    —Buenas tardes, necesitaría enviar esta tarjeta postal. —Buenas tardes, caballero, permítame la tarjeta. Aquí debe colocar sus datos y del otro lado los datos del destinatario. —¿Cuánto tiempo demora en llegar a destino? —Si la envía por correo postal común son alrededor de siete días; en caso de enviarla certificada, llega en 48 horas. —Por correo postal común está bien entonces. —Perfecto, con esto terminamos. Puede abonar el envío en la caja. Muchas gracias, buenas tardes. —Buenas tardes, gracias a usted.

    Ejemplos de diálogos informales

    1. Diálogo entre una madre y un hijo:

    —Hola, Pedro, ¿cómo estás? —Hola, mamá, todo bien. —¿Cómo te fue en el examen de Matemáticas? —Creo que bien, pero fue bastante difícil. —¿Habías estudiado lo suficiente? —Sí, por suerte sí. —Me alegra mucho y te felicito. Ahora deja tus cosas y ve a divertirte con tus amigos.

    2. Diálogo entre dos amigas que se encuentran por la calle:

    —¡Hola, Mica! ¡Qué sorpresa verte por aquí! —¡Hola, Flor! ¡Qué alegría encontrarte! —¿Dónde has estado, tanto tiempo? —Estuve unos meses de viaje y volví hace unas semanas. ¿Quieres que cenemos uno de estos días, así conversamos tranquilas? —Sí, me encanta la idea. —Genial. Tengo tu número agendado, te escribo la semana próxima. ¡Qué lindo verte! ¡Hasta muy pronto! —Lo mismo digo. ¡Nos vemos! ¡Saludos a tu familia!

    Gracias

    Marcada como correcta

¿Todavía tienes más preguntas?