emilioanice
|
Escuela primaria
|

Convierte el cuento de la Caperucita Roja a un guión teatral con los siguientes elementos:
Título
Personajes
Narrador
Acto
Diálogos
Acotaciones
Signos: Admiración, exclamación e imperativo.

  • Respuesta verificada

    0

    ignacio_m

    CAPERUCITA ROJA O NUNCA HABLES CON EXTRAÑOS

    Personajes:

    NARRADOR CAPERUCITA MADRE LOBO ABUELA LEÑADOR

    Acto I (La puerta de entrada de la casa donde viven CAPERUCITA y su MADRE).

    NARRADOR: ―Había una vez una preciosa niña que siempre llevaba una capa roja con capucha para protegerse del frío. Por eso, todo el mundo la llamaba Caperucita Roja. Esta niña vivía con su mamá en una casa cerca del bosque. Un día, la madre de Caperucita salió a la puerta de la casa para pedirle algo a la pequeña…

    MADRE (se asoma a la puerta con una canasta en la mano): ―¡Caperucita! (Pausa, más fuerte). ¡¡Caperucita!!

    CAPERUCITA (entra brincando desde el otro extremo): ―¡Sí, mamá! ¡Aquí estoy!

    MADRE: ―Ah, querida. Tengo que pedirte un favor. Mira, tu abuela está un poco resfriada y quiero enviarle esta canasta con algunos alimentos para que pueda ponerse mejor: pan, frutas, leche y un poco de manteca.

    CAPERUCITA: ―¿Quieres que yo le lleve la canasta a la abuelita?

    MADRE: ―Sí, querida.

    CAPERUCITA: ―¡Qué lindo, mamá! Me gusta mucho ir a visitar a la abuela.

    MADRE: ―Y a ella le encanta verte. (Le alcanza la canasta.) Toma.

    CAPERUCITA (tomando la canasta): ―Ya se la llevo, mami.

    MADRE: ―¡Gracias! Sigue el camino sin apartarte de él… Y no hables con ningún desconocido.

    CAPERUCITA: ―No te preocupes, tendré en cuenta todo lo que me dices. ¡Hasta luego, mamá! (Se aleja.)

    MADRE: ―Hasta luego, hija. (Entra en la casa.)

    Acto II

    (Un sector del sendero en medio del bosque. Aparece CAPERUCITA por uno de los lados, el LOBO la observa escondido detrás del tronco de un árbol.)

    NARRADOR: ―Cuando llegó al bosque, la pequeña comenzó a distraerse mientras contemplaba los pajaritos y recogía flores. No se dio cuenta de que alguien la observaba detrás de un árbol.

    CAPERUCITA (mientras recoge flores): ―¡Qué hermosas flores! La abuelita se pondrá muy contenta cuando le regale este ramo.

    LOBO (saliendo de su escondite): ―¡Hola!

    CAPERUCITA (se sobresalta y luego saluda): ―¡Hola!

    LOBO: ―¿Qué haces, pequeña?

    CAPERUCITA: ―Junto flores para mi abuela, que vive en el otro extremo del camino. Y le llevo algo para que coma, porque la pobre está resfriada.

    LOBO (aparte): ―¡Qué suerte tengo! Hoy me daré un gran banquete: la nieta y la abuela… (A CAPERUCITA.) ¡Qué buena idea la de llevarle flores! Es un regalo muy bonito… Mira. Si sigues por ese sendero del costado (señala hacia un lado), tardarás unos minutos más en llegar, pero podrás encontrar unas flores preciosas.

    CAPERUCITA (dando muestras de alegría): ―¡Qué lindo! Muchas gracias por la información… Voy a elegir las flores más coloridas.

    LOBO: ―Sin duda, pequeña. Tu abuelita se va a emocionar mucho (disimula la risa).

    CAPERUCITA: ―Adiós. (Sale por el lado que le indicó el LOBO.)

    LOBO: ―Adiós. (Aparte.) Pobre niña… ¡No sabe la sorpresa que se va a llevar! Vamos ya mismo a la casa de la abuelita.

    (Sale por el otro lado.)

    Acto III

    (Interior de la casa de la ABUELA. La anciana está en la cama, con una cofia en la cabeza y cubierta con una manta.)

    NARRADOR: Caperucita, a pesar de las recomendaciones de su mamá, hizo caso a lo que le había dicho el extraño y se desvió del camino principal para juntar flores. No sabía que el astuto lobo había elegido el trayecto más corto para llegar primero a su destino. Cuando estuvo ante la casa de la abuela…

    (Se escucha un golpe en la puerta: “Toc, toc, toc”.)

    ABUELA: ―¿Quién es?

    LOBO (del otro lado, fingiendo una voz aguda): ―Soy Caperucita, tu nieta. He venido a visitarte.

    ABUELA: ―¡Qué alegría, Caperucita! Puedes pasar, la puerta está sin llave.

    LOBO (entra): ―¡¡Hola!! (La ABUELA se sobresalta y se le cae la cofia.) ¡Vamos, abuelita! Levántate de la cama y acompáñame. (La ABUELA se levanta con dificultad, el LOBO la conduce hacia un lateral y ambos salen de escena; se escucha la voz del LOBO.) Y ahora… te comeré de un bocado… ¡Ñam! (El LOBO vuelve a aparecer en escena, con la panza inflada.) Muy bien. Ahora, ¡a seguir con el plan!

    (El LOBO se mete en la cama, se cubre bien con la frazada y se coloca la cofia en la cabeza. Pasan unos instantes y se escucha nuevamente un golpe en la puerta: “Toc, toc, toc”.)

    LOBO (fingiendo una voz aguda): ―¿Quién es?

    CAPERUCITA (del otro lado): ―Soy Caperucita, tu nieta. He venido a visitarte.

    LOBO: ―¡Qué alegría, Caperucita! Puedes pasar, la puerta está sin llave.

    (CAPERUCITA entra con la canasta en una mano y el ramo de flores en la otra, se acerca a la cama.)

    CAPERUCITA: ―¡Hola, abuela! Mamá te envía algunas cosas ricas (le muestra la canasta). Y yo te traje estas flores (le muestra el ramo).

    LOBO: ―¡Mi niña! ¿Qué bonitas flores! Acércate para que pueda oler su aroma.

    CAPERUCITA (se acerca y mira sorprendida a quien cree que es su ABUELA): ―Abuelita…

    LOBO: ―Sí, querida.

    CAPERUCITA: ―¡Qué ojos tan grandes tienes!

    LOBO: ―Son para verte mejor, mi pequeña.

    CAPERUCITA: ―Abuelita, abuelita, ¡qué orejas tan grandes tienes!

    LOBO: ―Son para oírte mejor, querida.

    CAPERUCITA: ―Abuelita, abuelita, ¡qué boca tan grande tienes!

    LOBO (saltando de la cama): ―¡Es para comerte mejor!

    (CAPERUCITA comienza a correr por toda la escena y el LOBO la persigue. Salen por un lateral y se escuchan sus voces.)

    CAPERUCITA: ―¡Socorro!

    LOBO: ―Vamos, niña. ¡Tengo mucha hambre!

    CAPERUCITA: ―¡Socorro! ¡Socorro!

    LOBO (se sigue escuchando su voz desde fuera de escena): ―¡Ñam! ¡Otro bocadillo a la panza…! ¡Qué sueño me ha dado tanta comida! Me quedaré en este rincón tranquilo para dormir. (Pausa y, luego, ronquidos.) Zzzzzzz.

    LEÑADOR (entra por la puerta): ―¿Qué ha ocurrido aquí? ¿Qué era todo el griterío que se escuchó hace un rato? (Recorre la escena y se asoma a la puerta por donde había salido el LOBO.) ¡Lobo malvado! ¿Qué has hecho? ¿Dónde está la anciana que vive en esta casa? Ah… ¡Esa panza es una pista que indica donde está! Es hora de abrirla para investigar… Por fortuna, he traído mi cuchillo.

    NARRADOR: ―Y, aprovechando el sueño profundo del Lobo, el Leñador le abrió la panza, de donde salieron la abuela y Caperucita bastante asustadas.

    (CAPERUCITA, la ABUELA y el LEÑADOR vuelven a escena.)

    CAPERUCITA: ―¡Gracias! ¡Muchas gracias! ¡Qué susto!

    LEÑADOR: ―De nada, pequeña. ¿Estás bien?

    CAPERUCITA: ―Sí, por suerte. Fue un susto… Pero… (a la ABUELA) ¿Cómo estás, querida abuelita?

    ABUELA: ―¡Bien, mi pequeña! Feliz porque este amable caballero nos ha salvado. Muchas gracias, señor.

    (CAPERUCITA y la ABUELA comienzan a sacar los alimentos de la canasta para preparar la merienda. El LEÑADOR se va.)

    LEÑADOR (mientras sale): ―No hay de qué, señora. ¡Hasta luego! ¡Y tengan más cuidado la próxima vez! Este bosque, a veces, se vuelve muy peligroso.

    NARRADOR: ―El susto había pasado y Caperucita había aprendido la lección: nunca más desobedecería a su mamá ni volvería a hablar con extraños.

    TELÓN

    Pueden servirte:

    Gracias

    Marcada como correcta

¿Todavía tienes más preguntas?