emilio12
|
Escuela primaria
|

Inicio, nudo y desenlace de Los tres cerditos

  • Respuesta verificada

    0

    natalia_r

    El inicio de un relato es cuando se presentan la historia y los personajes, y se da comienzo a la acción. El nudo ocurre cuando se desata el conflicto que deben enfrentar los personajes y se rompe la armonía del principio. Finalmente, el desenlace se da cuando este conflicto encuentra su resolución. Por ejemplo:

    LOS TRES CERDITOS

    Inicio En un bosque muy lejano, vivía una mamá cerdita junto con sus tres hijos cerditos, y todos eran muy felices. Un día, la mamá cerdita les dijo: —Hijos, ya han crecido y creo que es momento de que sean cerditos adultos y vivan en el mundo por sí mismos. Siempre recuerden: en la vida las cosas se logran con trabajo y dedicación. ¡Y cuídense del lobo! Así fue como los tres cerditos comenzaron una nueva vida. Como en el bosque siempre rondaba el lobo, los cerditos debieron construirse una casita cada uno. El más pequeño, que era el más perezoso, decidió construirse una casita de paja. Fue el primero en terminar y se puso a descansar. El cerdito del medio, que había prestado atención a su mamá pero también era un poco perezoso, construyó su casa con troncos de madera. La casita todavía no estaba demasiado firme, pero le pareció que así estaba bien y se fue a jugar con su hermano menor, que ya había descansado un buen rato. La cerdita mayor, que tenía muy presente los peligros que representaba el lobo y que recordaba muy bien las palabras de su madre, se propuso construir una casita de ladrillos. Sabía que sería agotador y que le llevaría mucho tiempo, pero esto no la detuvo. Cuando terminó su casa, la sintió cálida y resistente, y se sintió muy satisfecha.

    Nudo En eso andaban los cerditos, cuando apareció el lobo feroz que merodeaba por la zona. Cuando el lobo encontró las tres casitas y vio a los cerditos, ya no pudo pensar en otra cosa que en comérselos. Los cerditos lo vieron y, asustados, se metieron cada uno en su casita. El lobo les gritó: —¡Soplaré y soplaré, y sus casas derribaré! Así fue como el lobo sopló con todas sus fuerzas y derribó la casita de paja del cerdito menor. Aterrorizado, el cerdito corrió a refugiarse en la casa de su hermano del medio. En unos instantes, el lobo ya estaba afuera dispuesto también a derribarla. Una vez más, sopló todo lo que pudo y, aunque le costó un poco más, la casita de troncos de madera también se derrumbó. Ya casi sin esperanzas, los dos cerditos corrieron a refugiarse en la casa de ladrillos de la cerdita mayor. El lobo llegó unos momentos después, dispuesto a derribar la última casa y servirse su cena. Sin embargo, sopló y sopló con todas sus fuerzas durante un rato, pero la casita de ladrillos no se movió. Como vio que no podría derribarla, quiso intentar entrar por la chimenea. La cerdita mayor, previendo que eso podía pasar, había encendido una gran fogata, por lo cual cuando el lobo quiso entrar se quemó y salió disparado hacia el bosque.

    Desenlace Así fue como el lobo escapó aullando y rengueando, y nunca más se atrevió a volver por esos lados. Los cerditos, por su parte, entendieron la importancia de poner empeño en las cosas que hacemos para que salgan bien, y desde ese momento vivieron felices para siempre.

    Puede servirte:

    Gracias

    Marcada como correcta

¿Todavía tienes más preguntas?